La Cubierta con faldones y sin cumbrera

Un centro comercial de Lujo en la Barra, Uruguay, compagina lo tradicional con lo moderno en un ambiente exclusivo…

 

Hola, el archipiélago de las Islas Malvinas es uno de los lugares que mas visito, por lo que era inevitable que pusiera una de sus islas en la lista de ubicaciones donde construir mi futura edificación, la elegida es (redoble de tambores…) la isla Borbón o Pebble Island, como la llaman los lugareños, tienen dos monumentos que rememoran los caídos en la Guerra de Las Malvinas: uno para Británicos y otro para Argentinos.

Si hay algo que le falta al Mundo de hoy es la crítica constructiva, esto es algo que hacía muy bien el afamado actor Mario Fortino Alonso Moreno Reyes (Cantinflas) en sus películas, y en la vida real, mi película preferida es “El Barrendero” donde interpreta a un personaje llamado Napoleón. Pero Cantinflas no tiene nada que ver con el edificio que os traigo hoy, de hecho, no sólo es un edificio, es una agrupación de ellos con una singularidad exquisita que, estoy seguro, os encantará.

10917121_395973687237660_2548462591416884401_n

Decimoquinta parada: Un Shopping Center en La Barra

La empresa Netzaj, promotora de este complejo edificatorio, tuvo el gran acierto de invitarme a la inauguración del primer centro comercial (Shopping Center) de La Barra, Uruguay, cuyo nombre no puede ser más evocador: Oh! La Barra (os gusta ¿eh?). La inauguración fue en diciembre del año pasado (2014, para quién lea esto a partir de 2016). Mención honorífica merece el ideólogo de este complejo, el señor Carlos Ott, tal vez, el arquitecto Uruguayo más internacional, que supo entender lo que los promotores necesitaban para esta zona de ocio de lujo.

Dicen los entendidos que Ott escogió materiales nobles, armónicos y amigables con el medio ambiente, estructurándolo en una arquitectura de líneas simples y bohemias, yo, Rodolfo, cuyo apellido es tan popular como el nombre de alguna ciudad histórica, no soy un “entendido” y me puedo atrever a esbozar mi opinión de forma más abrupta y llana: ¡¡Me gusta!! El complejo se compone de varios edificios que, en diferentes niveles, se intercomunican entre ellos haciendo cada paseo único y diferente, los edificios convergen en un patio central con fuentes y columpios. Tiene 150 plazas de aparcamiento y un parking exclusivo de 50 plazas.

OH-BARRA-salones-eventos-comerciales_CLAIMA20130821_0171_14

La inversión ya ha alcanzado los 25 millones de dólares y cuenta con 60 locales distribuidos en 5.000 metros cuadrados. Ahora mismo ocupan estos locales marcas de primera fila como Ralph Lauren, Gottex, Valentino, Havanna Café, Freddo, Undici. Librería El Virrey o SuperDry entre otros. Pero esto no es todo, van a seguir construyendo una carpa para eventos, un cine 6D con butacas interactivas y un parque de diversiones único en el país. El complejo se culminará con un hotel boutique de 50 habitaciones de una cadena hotelera internacional que aún está por decidir. Está previsto que el megaproyecto ocupe un total de 15.000 metros cuadrados de superficie.

Cubierta con Faldones y sin Cumbrera

Para mí, el elemento constructivo más atractivo e innovador de este centro edificatorio son las cubiertas que, con un gran acierto, se han diseñado rompiendo las líneas clásicas de una cubierta a cuatro aguas. El proyectista del complejo ha querido introducir una superficie ajardinada en la parte superior, para hacerlo ha realizado una cubierta clásica a cuatro aguas seccionando ésta por un plano horizontal creando la superficie vegetal en el proceso, un corte maestro lo llamo yo. Este “corte” no sólo crea la superficie ajardinada, sino que eleva la teórica cubierta a una cota superior dándole elegancia y magnificencia al conjunto.

Nos quedan, por lo tanto, edificaciones con cubiertas de Faldones y sin Cumbrera (línea más alta de la cubierta donde convergen los faldones), de verdad, no os hacéis una idea de lo emocionado que estaba disfrutando de esta obra constructiva sin parangón, hasta ignoré por un tiempo a mi acompañante Canela, la perrita más querida de esta revista, cosa que sus dueños todavía no me han perdonado.

Pero esta no es la única sorpresa que trae la cubierta, sus bordes no son terminaciones al uso, es decir, no terminan con los faldones de forma regular y con canalizaciones para recoger el agua de lluvia, no, aquí el proyectista también nos ha dado una alegría dejando a la vista las terminaciones de los cabios de madera (divisiones transversales que distribuyen la carga de los faldones a las vigas perimetrales). Este detalle da una impresión de rusticidad que, junto a las especies vegetales que sobresalen del punto superior, nos evocan un pasado constructivo integrado totalmente con el medio ambiente.

15547914094_38a987e77e_b

Las noches en La Barra

Ni que decir tiene que se nos hizo de noche en la esperada inauguración del centro comercial, ver el cielo oscuro a través de los ventanales inscritos en la cubierta del shopping ha sido uno de mis mejores regalos de Navidad, un regalo adelantado, por supuesto, pero regalo al fin y al cabo. Que suerte deben sentir los que viven y disfrutan a menudo de este nuevo centro de reunión social y comercial.

Un sistema constructivo que es mejorado en el tiempo es un sistema constructivo que perpetúa la leyenda amable de la construcción. Adiós.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s