El Puerco Espín de Colores

¿Debe la Universidad tener edificios sobrios y sin vida para que los estudiantes se formen académicamente? ¡¡No!! Pensaron en Melbourne…

 RMIT3

Hola, en la intrépida aventura constructiva en la me he embarcado, una condición (inalterable) es elegir una isla donde desarrollar la nueva edificación, otra condición (intocable) es construirla con los materiales que vaya encontrando en mi búsqueda y la última condición (indiscutible) es que el diseño sea acorde con mi marcado carácter popular y mi estilo único y personal. Esta semana he estado en la isla de Læsø, situada en Dinamarca y famosa por la extracción de sal con la que comercian sus habitantes, por tener un clima cálido para la zona donde se ubica y por tener el Læsø Kur (un spa en una antigua iglesia presbiteriana).

Ignoro por completo si el señor Aristóteles Sócrates Onassis (famoso por ser el hombre más rico de su época y tener un buen yate) se entretenía mirando las nubes tratando de establecer similitudes con objetos terrestres; lo que sí sé es que yo, Rodolfo, si lo hago, pero no con nubes: busco similitudes que puedan tener los edificios con otros elementos. En esta ocasión he encontrado una similitud muy divertida, la de un edificio que, a mi juicio, se asemeja a un Puerco Espín multicolor, además, es un edificio que cualquiera querría tener en su vecindario.

Decimoséptima parada: El Edificio RMIT SAB

Tengo una amiga que estudió en Melbourne que dice que no has vivido si no has pasado al menos un año allí, claro que a mí me parece que esta chica no ha viajado demasiado, aunque por cariño no suelo decírselo, en fin, entiendo perfectamente a lo que se refiere. Melbourne es una ciudad abierta, cosmopolita, con una gran vida cultural y social, fue capital de Australia (aunque ya no lo es) y es uno de los lugares con más estudiantes de fuera de sus fronteras. Esto último se nota mucho en el ambiente que genera en sus alrededores y, también, en su fantástica oferta universitaria, el RMIT (Royal Melbourne Institute of Technology) siempre ha estado a la vanguardia de su país en lo que a diseño arquitectónico se refiere. El mejor ejemplo es el edificio que ocasiona este artículo: El edificio académico Swanston (o SAB).

Portales-para-Estudiante-en-RMIT-Swanston-Melbourne-Rush-Wright-Associates-+-Lyons-Architects-7-550x366

El estudio de arquitectura Lyons ha sido el encargado del excéntrico, funcional y divertido diseño de la edificación. Pero vamos con los datos, que hay que estudiar: abarca 35.000 metros cuadrados de superficie construida dispuestos en 12 plantas (una de sótano y 11 sobre rasante); costó 170 millones de dólares australianos (al cambio unos 133 millones de dólares americanos o 117 millones de euros); contiene 12 aulas, 64 espacios de enseñanza y 10 lugares de aprendizaje especializado (cada uno en una planta diferente), estos lugares están pensados para que los estudiantes puedan reunirse, pasar el tiempo o, simplemente, estudiar sus materias preferidas.

El edificio ya ha sido galardonado por el Green Building Council de Australia (GBCA) gracias a su diseño medioambientalmente sostenible, obteniendo cinco estrellas verdes (sólo existe un edificio con seis estrellas en Australia). En el interior, las instalaciones están formadas por equipos de última generación, paredes que se cortan abruptamente, techos con superficies irregulares y una extensa paleta de colores que administran las zonas, además de poseer espacios verdes y de ocio. Produce agua caliente mediante energía solar y tiene un sistema de recogida de aguas grises y pluviales para su posterior reutilización, un sistema de ventilación natural que implica la ventilación entre aulas y la utilización de más de 500 vigas frías (sistema de refrigeración mediante intercambio térmico entre columnas de agua y aire) en la construcción.

El Aluminio Anodizado

En su exterior una envolvente de aluminio, realizada con ocho diferentes colores, recorre verticalmente el edificio de forma irregular, creando ángulos rectilíneos o curvos. Pero los colores no son aleatorios, como cabría suponer, están ubicados según la zona de la ciudad a la que mira la fachada que lo ocupa, es (literalmente) un reflejo pixelado, como si al mirarnos al espejo nos viéramos formados por píxeles, no me digáis que no es genial. Un gran voladizo de dos plantas de altura ocupa parte de la calle Swanston, pero la fachada tiene dos características más que no debes perderte: los paneles de aluminio son de forma triangular y gran parte de ellos sobresalen de la fachada como sombrillas (es lo que me hace llamarlo Puerco Espín) y que, unido al doble acristalamiento, ayuda a reducir el efecto térmico del sol, y la segunda característica, la mejor para mí, es la interrupción constante de la piel de aluminio para dejar ver en grandes ventanales el interior de las aulas.

Portales-para-Estudiante-en-RMIT-Swanston-Melbourne-Rush-Wright-Associates-+-Lyons-Architects-2-550x462

La empresa Sapphire Aluminium ha sido la encargada de suministrar los paneles de aluminio con los que la constructora Brookfield Multiplex ha culminado la fachada. Estos paneles de aluminio son de 4 milímetros de grosor y están anodizados. El anodizado consiste, básicamente, en oxidar un elemento metálico por reacciones electrolíticas, provocando la creación de una capa de óxido que, en el caso del aluminio, protege al material del ambiente exterior. La capa oxidada que recubre el material le da mayor resistencia a la abrasión, a la corrosión o a los cambios climáticos, además no se puede disgregar en forma de escamas ni le saldrán ampollas. Todo esto hace que el aluminio anodizado sea un material ideal para el exterior de nuestras edificaciones.

Importante: la capa de óxido que forma el anodizado del aluminio se mide en micras (millonésima parte de un metro) y es de vital importancia que el grueso de esta capa sea acorde al ambiente al que irá expuesto el aluminio. En nuestro caso, los amigos de Sapphire han utilizado un anodizado de 25 micras que es óptimo incluso en atmósferas industriales y/o marinas. Cada proveedor deberá informarnos de las micras que lleva su material y de si es recomendable para el uso al que lo vamos a destinar, eso sí,  en una edificación no aceptéis menos de 10µ (µ=micras) ni más de 30µ (el primer caso por insuficiente y el segundo por desproporcionado).

A partir de ahora, si cada vez que miréis una ventana de aluminio, os preguntáis cuantas micras de grosor tiene, significará que me habéis leído con atención. Adiós.

RMIT-SAB

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s