La Nube del Conocimiento

La Tradicional Arquitectura Árabe ha encontrado un nuevo icono en Arabia Saudí… ¡una edificación dentro de otra!

Hola, me hallaba totalmente desesperado, nervioso e intranquilo, sé que no estáis habituados a verme en esta tensión permanente, pero no os ha de extrañar, al fin y al cabo no conocíais tampoco mi afición a la Arquitectura. Mi imagen pública nunca ha requerido que muestre esta especial sensibilidad, hasta ahora, cuando yo, Rodolfo, he decidido construir la mejor edificación que se haya conocido. Mi nerviosismo ya ha hallado cura, pero si queréis saber qué causo mi estado tendréis que seguir leyendo (marca de la casa).

Os lo diré sin ambages: no soy, ni pretendo ser un William Shakespeare al uso, ni mucho menos escribir la famosa tragedia de Romeo y Julieta, no, no aspiro a eso, más bien al contrario, pretendo que al leerme no os acordéis ni de mi apellido (por popular que sea), y sí deis valor a los materiales y sistemas constructivos que os expongo aquí, como el de hoy, que me tuvo desesperado e intranquilo durante una década. Ya os he hablado antes de bibliotecas rehabilitadas pero nunca os había hablado de bibliotecas escondidas, como ésta, que me ha traído por el camino de la amargura y a la que yo llamo: La Nube del Conocimiento.

489955-1000-1452634760-AD-The-Coolest-New-Buildings-On-The-Planet-21

Decimoctava parada: La Biblioteca Nacional del Rey Fahd

Corría el año 2002 cuando el estudio de Arquitectura alemán Gerber Architekten ganó un concurso en Arabia Saudí. Era un concurso muy especial por varias razones, una de ellas por que el peticionario escogió a diversos estudios de arquitectura para competir por el proyecto, otra razón es el propio peticionario, la Alta Comisión para el Desarrollo de Riad, y la tercera (la más atractiva) era la naturaleza del mismo proyecto: el de la rehabilitación de la antigua Biblioteca Nacional del Rey Fahd cuyo edificio (de la década de los ochenta) se había quedado obsoleto.

Ubicada en el centro neurálgico de la ciudad de Riad, capital de Arabia Saudí, se ha convertido en el nuevo ícono del distrito, y no es de extrañar que por su singular y llamativo diseño haya recibido ya uno de los premios más prestigiosos de la Arquitectura actual: el premio Internacional de Diseño Arquitectónico. Básicamente se ha encapsulado a la antigua edificación, con forma cruciforme y cúpula de hormigón, en una nueva construcción exterior donde priorizan dos materiales: el cristal y el textil. La evidente simbología tradicional de Oriente Medio con la que está diseñada la fachada mediante la membrana textil, unida a la simplicidad y eficacia de su propuesta, se ganó a al jurado (a mí también, para que os voy a engañar).

gerber-architekten-king-fahad-national-library-designboom-06

El edificio se distribuye en 68.000 metros cuadrados construidos, cuenta con 2,4 millones de libros, 620 plazas de aparcamiento y un parque junto a él (diseñado también por los amigos de Gerber) de 20.000 metros cuadrados, en total la construcción costó 330 millones de SAR (moneda Saudí que al cambio son casi 79 millones de €). Tiene en planta baja una sala de exposiciones, una librería y un restaurante (no lo esperabas ¿eh?); la cubierta de la antigua edificación la han transformado en una sala de lectura, desde la que se accede, por medio de varias pasarelas, a las zonas de acceso libre que se ubican en la parte superior de la nueva edificación.

La Nube del Conocimiento

Tenía unas ganas tremendas de ver la nueva edificación, finalizada en noviembre de 2013, pero, por una promesa que le hice a una muy buena amistad, no pude hacer la primera visita sin su compañía y, debido a que no encajábamos nuestras agendas, nos retrasamos un año. Me diréis que un año no es suficiente para experimentar tanto malestar, pero es que no habéis contado con que yo quería ver terminada la edificación desde el mismo fallo del concurso: en el año 2002, ese compás de espera hizo que mis nervios se pusieran a prueba (de ahí la desesperación con la que inicié este artículo), menos mal que invertí mi tiempo en averiguar algo más sobre el porche en Rusia, un mercado que hay que tener en cuenta.

4301-117_0

La primera vez que vi la construcción no pude evitar hacer una doble comparación, por un lado lo comparé con una nube, por su forma blanca y casi vaporosa, que le da un toque de efímero, y por otro lado la comparé con la nube de un servidor informático, debido a que teniendo tantos libros dentro bien podría asemejarse a un servidor físico, una comparación muy inteligente, si me permitís la observación.

La planta del edificio tiene forma de paralelepípedo, y la red textil formada por romboides recorre las cuatro fachadas, unificando las vistas en cualquier situación desde la que la observes. Estas membranas actúan como sombrillas, interceptando la acción nociva del calor, que en esas latitudes puede llegar a 50ºC (casi nada), pero los toldos no están colocados a capricho: se realizaron complejos cálculos informáticos, teniendo en cuenta la incidencia solar, para que su ubicación fuera la más efectiva.

La red exterior está realizada por voladizos metálicos entre plantas que se unen mediante cables tensores de acero inoxidable. Siguiendo una forma definida, los cables se interceptan en cuatro esquinas por líneas paralelas traseras y delanteras. En estas intercepciones se unen barras horizontales perpendiculares al edificio y de estas nacen los toldos que forman la protección solar, la existencia de dos líneas de tensores de acero permiten que los toldos puedan distribuirse de atrás hacia delante, incluso, en un momento determinado, podrían colocarse de otra forma. Estas barras tienen una doble misión: sirven de apoyo para el tejido textil y esconden luminarias led de última generación que hacen las delicias durante las noches, cuando sus cambiantes colores iluminan el ambiente. Los tensores de acero funcionan recibiendo las cargas a tracción, esto hace que sea de vital importancia una revisión periódica de los mismos y sus elementos de unión: una fisura acarreará una rotura dramática, sin previo aviso.

g3

Otros detalles

La fachada combina también la ventilación con la refrigeración mediante un sistema nunca utilizado en Arabia Saudí, que aumenta el confort térmico y disminuye el consumo de energía eléctrica, no es ninguna broma refrigerar un espacio tan grande. Los patios, que intervienen de forma decisiva aportando luz natural y aire fresco, se han convertido en espacios de orientación y distribución del lugar.

Un detalle curioso es que la puerta de acceso de la antigua biblioteca daba al vial principal y la de la nueva da a la nueva plaza, en la zona posterior; esto obligó a romper parte del edificio antiguo y a una reordenación interior. Como expliqué antes, existía una cúpula de hormigón armado, pues bien, fue también otra víctima de la nueva construcción, ya que fue demolida para construir una nueva de acero y cristal. Para terminar, la empresa Sefar se encargó de cubrir el nuevo tejado con 15.000 metros cuadrados de tela, cubriendo la enorme superficie de forma que dejara pasar la luz como ninguna otra cubierta podría hacerlo, para ello tuvo que apoyarse en nuevos pilares metálicos que ayudan a su sostén.

Estando en la biblioteca aproveché para vengarme de mi acompañante por la tardanza ocasionada: le gané varias veces al ajedrez. Adiós.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s