El triplete de acero

La triple función del acero en decoración la puedes disfrutar en cualquier lugar del Mundo… para botón, tres muestras en Croacia, Bélgica y Nueva Zelanda.

Hotel-Lone-in-Croatia-by-3LHD03

Hola, tenemos poco tiempo, y hay que aprovecharlo al máximo, así que por una vez voy a ir directo al grano, sin preámbulos, ni zarandajas. He pasado unos días en un hotel que querréis conocer, se llama Hotel Lone, es un resort de lujo con una calidad acorde a los mayores estándares de confort, y ya sabéis que yo, Rodolfo, presumo de una elevada concepción del lujo, sólo comparable a la que tengo de la calidad, por algo provengo de una familia con vocación de humildad pero con apellido milenario.

Así que allí estaba, en el Monte Molini en Rovinj, Croacia, disfrutando del maravilloso hotel en forma de “Y”, diseñado por el estudio de arquitectura 3LHD para Maistra Hotels con la sana intención de ser el primero del país en pertenecer al grupo Design Hotels. En manos de los arquitectos pusieron en el año 2006 un área de 22.157 metros cuadrados donde construir 29.407 de superficie edificada en tan sólo 6.147 metros cuadrados. Podría deciros que vi como hacían realidad este hermoso barco (la fachada compuesta por franjas horizontales simula perfectamente un crucero, disminuyendo incluso la dimensión de las plantas superiores para lograr este efecto) pero no me gusta presumir.

4561218_114_z

A diez minutos del centro de la ciudad no necesitarás ir hasta ella para nada, el complejo inaugurado en el año 2011 tiene 248 habitaciones de las que 12 son suites de lujo, estando sus superficies entre 33 y 129 metros cuadrados (no hace falta que te diga cuántos tiene la suite). Tres fantásticos restaurantes (L, On y E) amenizarán tu ocioso estómago con todo tipo de vinos y comida mediterránea. Por supuesto, también tienen una extensa superficie destinada al culto a ti, nada más y nada menos que 1.700 metros cuadrados de spa, sauna finlandesa, piscina climatizada, gimnasios especializados, áreas terapéuticas y un amplio etcétera. Piscinas exteriores de más de 1.000 metros cuadrados (incluso para niños), terraza de 2.350, hasta diez salas de conferencias (la mayor para 650 personas), amplios jardines exteriores y, como no, una piscina con borde infinito.

Aventurándome en mi faceta de detective descubrí que cada detalle del hotel estaba pensado y diseñado para ser único. Para ello un gran equipo humano se encargó de cada aspecto, Numen/For Use creó el mobiliario, I-Gle los uniformes del personal, el artista Silvio Vujičić grafió las telas en las habitaciones, el vestíbulo estuvo en las manos innovadoras de Ivana Franke, el Spa fue de Studio 92 y, por último, el estudio Kappo se encargó del paisaje alrededor del hotel. Gracias a este equipo humano han logrado lo que querían: darle una identidad única al edificio, tanta identidad le han dado que han logrado que sus clientes les premiaran con el certificado de excelencia de TripAdvisor en este mismo año, 2015.

8524326636_cee73ba3ee_b

A veces basta con mirar al techo para acordarse de algo (no sé si te ha pasado en alguna ocasión, a mí sí). Después de haber entrado en el maravilloso lobby del hotel, desde cuyo eje central se alcanza el resto de estancias, un leve destello me obligó a elevar la cabeza. “Claro”, pensé, “¿Cómo me había olvidado de éste original falso techo de acero?”, e inmediatamente me puse a estudiarlo: una retícula de formas geométricas rectangulares y cuadradas donde predomina el blanco, pero que tienen muchas piezas de diferentes colores dando realce al conjunto, entre ellas hileras de luminarias escondidas proporcionan el ambiente lumínico deseado. Por si os interesa, la compañía responsable de estas piezas de acero inoxidable se llama The Inox in Color (bonito nombre). La inspiración se hizo presencia y recordé algo relacionado con el acero, un lugar al que todavía no había ido.

domus-12-labyrinth

Adelanté mi partida del Hotel (perdóname Lone) y me fui de inmediato a Bélgica, donde otra maravilla creada por el grupo de artistas y arquitectos de Gijs Van Vaerenbergh me estaba esperando. En una antigua mina de carbón, reconvertida a centro cultural y de estudios, la C-Mine, estos aguerridos profesionales han realizado una singular estructura de acero: un laberinto (así, como lo lees). Tiene una superficie de 1.400 metros cuadrados, pesa 186 toneladas y está compuesto por  módulos verticales de acero de 5 milímetros de espesor, soldados entre sí (para que nadie haga trampas). La originalidad de la propuesta no es sólo el material con el que se hace, sino su propia idiosincrasia. La altura, de hasta 5 metros en algunos puntos, deja entrever el ingenio de los creadores, conformando arcos en algunos segmentos y espacios diáfanos en otros y practicando aberturas para distraer a los atrapados valientes que buscan la salida.

Algo de paciencia tuvieron que tener en Bolliger + Grohmann para ayudar a los arquitectos en la elaboración del diseño estructural, así como el veterano Meuwes Laswerken, el empresario que hizo realidad el laberinto. La creación de este elemento metálico fue posible gracias a la informática (de nuevo) que aplicaron los diseñadores mediante transformaciones booleanas, que son operaciones informáticas y matemáticas que sólo prevén dos parámetros: cero y uno, o verdadero y falso. Es decir, aplicaron al enjambre metálico un modelo por el cual eliminaban y sumaban figuras geométricas, no salgo de mi asombro. Las soldaduras se pueden practicar de forma discontinua o continua, que se realicen de diferente forma se debe a la función de la propia soldadura, al ambiente al que esté sometido y a la carga que lleve aparejada, en otras palabras, si una zona no lo requiere… ¿Por qué gastar tiempo y dinero en soldarla?

1-7

Alarmado por la textura del metal en el laberinto necesitaba encontrar otra edificación con la que poder congraciarme con el acero, y la encontré, claro que un poco más lejos de lo que pensaba: en la ciudad de New Plymouth, Nueva Zelanda (ya estaba de nuevo con la maleta a cuestas). Allí han construido un Museo en honor al famoso cineasta Len Lye, en el que han invertido 11,5 millones de dólares (10.30 millones de euros), el estudio de arquitectura Pattersons Associates planteó una fantástica fachada que sella un hito en la ciudad. Sinuosas curvas de hormigón marcan abruptamente el aspecto exterior, pero, como si de un espectáculo se tratara, estas curvas se han forrado de un plateado acero inoxidable, ya está, me había reconciliado con este metal.

Autoproclamé aquel momento como el del triplete de acero, debido a que en un breve espacio de tiempo había presenciado tres fantásticas formas de trabajar con él, lo que le da este material a la construcción no se puede medir ni cuantificar. El edificio tiene una altura de 18 metros, cuenta con 3.000 metros cuadrados construidos y abrió sus puertas el pasado 25 de julio Me consta que otros orgullosos padres de la criatura son los constructores (Cleveland Construction) y los fabricantes de los paneles (Rivet), quienes, además, contribuyeron con los moldes de encofrado para las paredes de hormigón. Desde la calle puedes disfrutar de la magnífica visión que es ver cambiar una fachada, como si estuviera viva, como si fuera parte del cine. Esto sólo se logra con el acero inoxidable y con la maestría de sus profesionales. Pero ya me voy que tengo prisa (¿os acordáis?), como último apunte deciros que en honor al acero he procurado empezar todos los párrafos con su primera letra, la “A” (¿Os habéis dado cuenta?), y el último no podía ser menos.

Len_Lye_Centre_Patterson_Architects_5090

Adiós.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s