El Amor sin límites o los secretos del Taj Mahal

Por amor se construyó esta maravilla en el siglo XVII, aún hoy su presencia resplandece en el Mundo como un ejemplo de la Arquitectura Mogol.

pachermo

“No te soltaré”, le dijo Steve a Laaysa, justo cuando sus manos apretaban los antebrazos de ella, había llegado a tiempo, pero no todo estaba hecho, lo más difícil ahora era el rescate. En un saliente del pico Pachermo, en el Nepal, se habían confiado mientras hacían escalada, y un pequeño traspiés hizo que ella se viera arrastrada por la fuerza de la gravedad, por suerte, él estuvo rápido y logró agarrarla en el último instante. Para asirla, había dado un pequeño brinco y la caída sobre las rocas le había lastimado, aunque no se quejaba, dolía bastante.

“En esta postura no puedo auparte sin peligro de que nos vayamos al vacío, y no pienso rodar por estos 6.200 metros de pendiente sin una buena razón”, bromeó, “nos toca esperar al resto del grupo”. Laaysa estuvo a punto de decirle que la soltara (“como en las películas”, pensó con cierta ironía) pero sabía que Steve nunca haría eso, sin ella no se iría, eso era lo que más le gustaba de él y, también, lo que más le irritaba. “No hables amor, no gastes más fuerzas de las necesarias, seré yo quien les llame”, así, fue ella la que tronaba en busca de auxilio.

taj_mahal_palace_hotel

Para evitar pensar en el dolor que sentía en su costado izquierdo (seguro que estaba sangrando), Steve empezó a recordar su última parada antes de esta expedición. Laaysa y él habían reservado suite en el Taj Mahal Palace y habían tenido la ocasión de entablar una breve y cordial conversación con Stacy Martin, la famosa actriz, por lo visto estaba rodando una película allí mismo. El hotel, abierto desde 1903, pasa por ser uno de los mejores de Mumbai (antigua Bombay) y  un excelente punto de partida para conocer el país, aunque ya la pareja tenía clara cuál iba a ser su primera visita: el legendario Taj Mahal.

El Taj Mahal se sitúa en Agra, antigua capital del extinto Imperio Mongol, y es un conjunto de edificios construido entre 1632 y 1654, en total se emplearon veintidós años y unos 20.000 operarios para levantar esta maravilla de la arquitectura cuya principal característica, que le confiere una extrema belleza, es la simetría. La simetría es orden y armonía, por eso en la antigüedad los gobernantes la utilizaban como símbolo de poder y majestuosidad, así, el complejo se distribuye perpendicular al río Yamuna, reflejando a lo largo de su eje central todos los elementos constructivos y vegetales con una precisión milimétrica.

taj_mahal_2012

A pesar de su origen hindú, para Laaysa era la primera visita al Mausoleo, “dicen que fue construido por amor” susurró, “yo te haré una casa más bonita” le espetó Steve sin mucha convicción, habría que ser muy rico para hacerlo y él no contaba con tanta fortuna. Ella sonrió pícara: “eso espero”, concluyó. Un guía les contó que el “Rey del Mundo”, Shah Jahan I que gobernó entre los años 1627 y 1658 (quinto emperador de la dinastía Mongol), había construido el Taj Mahal porque se lo había prometido en el lecho de muerte a su esposa favorita, Muntaz Mahal, de ahí el nombre, que significa también “Corona del Palacio”.

El complejo está formado por cuatro edificios: la Jilaukhana (o acceso al recinto) en el extremo este, el Mausoleo junto al río en el otro extremo y, a ambos lados de éste, dos edificios simétricos, la Mezquita y el Mihman Khana (casa de huéspedes) construidos con arenisca roja. Entre los edificios un hermoso jardín de forma rectangular con cipreses, arbustos, senderos y un estanque que refleja el edificio principal. El Mausoleo, donde reposan los restos de Muntaz Mahal y Shah Jahan I, se eleva sobre un pedestal cuadrado recubierto de mármol blanco y en cuyos extremos se elevan cuatro minaretes que realzan la figura central de la construcción, también recubierta de mármol blanco.

tajmahal4-carousel

La planta del Mausoleo es cuadrada con los bordes achaflanados, está cubierta de mármol blanco con incrustaciones de mármol negro que narran algunos versos del Corán, esta caligrafía está grabada con tamaños diferentes, de forma que los versos más lejanos se leen con la misma facilidad que los más cercanos. “Es curioso ver que en la antigüedad también revestían con mármol las fachadas” dijo Steve al enterarse que la construcción interior es de “lakhauri” (un tipo de ladrillos de barro), “eso no le quita el encanto” le espetó Laaysa airada. En cada fachada un gran arco señala la entrada y a ambos lados dos arcos dividen las dos plantas del edificio al igual que en las esquinas achaflanadas. Si de lejos la silueta les dejó sorprendidos, de cerca se les antojó imposible despegar sus ojos de su superficie marmórea.

Pero la reina absoluta de la construcción es la cúpula acebollada típica de la arquitectura mongol, ésta se eleva sobre un tambor de siete metros, dando mayor elegancia al conjunto. La altura interior de la cúpula es de 24 metros y se sitúa justo encima del sepulcro, una sala octogonal que acoge los restos mortales de los dos amantes, eso sí, estos no están dispuestos de forma simétrica debido a que a Shah Jahan I lo enterró su hijo, quién lo tuvo retenido hasta su fallecimiento. Cuentan que desde la prisión se veía el Taj Mahal y que el Rey murió allí mirando hacia el lecho de Muntaz. Las diferentes tonalidades con las que se muestra el mármol según las condiciones atmosféricas debieron hacerle más agradables las horas, sin duda.

taj-dome-interior

El interior del recinto está totalmente adornado por mármol blanco con inscripciones de versos del Corán y motivos florales esculpidos, además, tienen multitud de piedras preciosas y semipreciosas engarzadas en paredes y techos, una incalculable fortuna a día de hoy. Laaysa se enamoró totalmente de una de estas piedras: el lapislázuli, una piedra mal llamada por muchos “mineral”, dado que no lo es. En aquella época se extraía de minas en Afganistán, hoy día también se extraen de otro lugar muy alejado: Chile, que se ha convertido en el principal exportador de esta piedra para América y Europa.

El lapislázuli es muy apreciado como piedra ornamental debido a sus tonalidades azules y su particular brillo vítreo. Su belleza ya era conocida en el antiguo Egipto y a los nobles europeos les encantaba presumir de incrustaciones de este material en su mobiliario y joyas. Durante una época se dijo que su valor era cuatro veces el del oro, en ese tiempo también se usaba como colorante en pinturas y frescos, Leonardo Da Vinci o Miguel Ángel trabajaron con éste material (la Capilla Sixtina da fe de ello). Hoy día existe una extensa gama de colores acrílicos con la denominación “lapislázuli”, aunque no lo utilizan como pigmento, claro, incluso existen figuras plásticas con un inquietante parecido a la piedra azul.

t-o

Steve tuvo que hacer un esfuerzo extra para salir de su ensoñación, el Taj Mahal no podía hacerle olvidar la situación en la que se encontraban, las fuerzas no le iban a durar mucho más. Haciendo un último acopio de valor susurró: “No te soltaré Laaysa”, “lo sé” respondió ella con lágrimas en los ojos, hacía un rato que había perdido la esperanza. Entonces escucharon pasos de personas corriendo, salvados. Más tarde, con un fuego calentando sus huesos, Laaysa hizo una promesa a Steve: “Te construiré una casa y pintaré el techo de azul Lapislázuli”, a lo que él contestó “que tenga Cúpula bulbosa, amor”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s