La Conciencia Verde

La arquitectura paisajística se integra en nuestra psique ayudándonos a sentir y vivir de una forma sin parangón.

st_louis_night_expblend
Gateway Arch

Luisa era muy práctica, consideraba las causas como una alteración imparable de la realidad, y las consecuencias como la materialización de lo insalvable. Con este pensamiento práctico siempre había ahondado en la incomodidad de sus seres más cercanos, impidiéndoles no ver cómo la realidad les superaba y, contra la cual, la mejor política era la aceptación y el avance, si este avance era por cauces ya definidos, claro. A ella no parecían incomodarle las situaciones más anómalas, era, a sus veinticinco años, ciertamente inalterable.

De padre gallego y madre neoyorkina, su vida había transcurrido con relativa normalidad hasta que, por razones de trabajo, tuvo que viajar a Missouri, concretamente a la ciudad de Saint Louis. Le dolía más de lo que podía aceptar tener que irse de su pueblo natal, Wayne, donde nunca pasaba nada y, en cierto modo, esto hacía mucho más segura y pacífica su vida. Cierto que conocía los problemas del Mundo por los medios digitales de comunicación… pero parecían tan lejanos aunque pasaran en su propio país…

2x_cam_pht_ext_009_hb_r_o
Museo de Arte Contemporáneo de Saint Louis

Su propio carácter hizo del viaje un mero entretenimiento, al fin y a la postre, en avión sólo eran tres horas de vuelo. Una vez alojada, visitó la ciudad, por supuesto que había oído hablar del Gateway Arch, pero tuvo que reconocer que era más increíble de lo que había previsto, el diseño del arquitecto Eero Saarinen y el ingeniero Hassnskarl Bandel se había hecho realidad entre 1963 y 1965 y se había convertido en el reclamo turístico por excelencia, además del mayor monumento de la época. Desde su cima, donde pareces levitar a los 192 metros de altura, no podrías creer que la estructura pesa 17.246 toneladas.

Cerca de su puesto de trabajo estaba también un edificio al que no prestó mucha atención, y que habría de cambiar su visión de la vida (como en las mejores películas). El Museo de Arte Contemporáneo de Saint Louis se le antojaba demasiado gris, no le gustaba, muchas veces evitaba pasar por delante. Con el tiempo, sus compañeros de trabajo le habían contado que los creadores del edificio, Allied Works, habían diseñado un espacio perfecto para un museo con sólo 7 millones de dólares (6,20 millones de euros). Su inauguración se produjo en 2003, y en sus 2.508 metros cuadrados de espacio se han llevado a la realidad múltiples exposiciones de arte.

La insistencia de sus nuevas amistades fue venciendo su tradicional reticencia y, una tarde, se animó a entrar en el Museo, sus grandes ventanales enseñaban parte de la colección y empezó a disfrutar del evento antes incluso de pisar el interior, pero eso no fue todo. Casualmente ese día (23 de mayo de 2015) inauguraban una exposición muy especial, el Green Varnish, una escultura en forma de manta que ocupaba el gran patio central de la cafetería. Fue un duro golpe para Luisa, de repente, la realidad se le antojo liviana y transformable, dúctil, esa alfombra de casi 200 metros cuadrados compuesta de miles de plantas le había abierto, por primera vez en la vida, los ojos.

Desde una esquina pudo contemplar como la manta se elevaba hasta las dos metros, y, justo detrás leyó: “We live in denial within vanishing landscapes” (vivimos en la negación dentro de paisajes desvaneciéndose), la irrealidad con la que las plantas flotan, el estilismo de esas plantas (sedum) capaces de aguantar climas desérticos, la mezcolanza de tonalidades verdes y, por supuesto, el telón de fondo: unas robustas e infranqueables paredes de hormigón armado, hicieron que a Luisa le flaqueara el ánimo. “He vivido ausente”, pensó.

d-greenvarnish-image-nomad
Green Varnish. Foto: Nomad

Como era de prever, la idea partió de unos profesionales muy especiales, Nomad Studio surgió en 2009 de la fusión de dos técnicos de diferentes países, Laura Santín (España) y William E. Roberts (EE.UU.), cuya motivación no es otra que cambiar la realidad que les rodea, de forma amable y positiva. Así, la idea principal de “Green Varnish” (Barniz verde) es mostrar a la sociedad cómo ha estado ocultando la incómoda realidad detrás de una tela verde, una manta para ser políticamente correctos. Con Nomad Studio colaboraron Lia Engineering, Collab Portico y Green Roof Blocks.

Tal y como ellos dicen: “En lo más profundo de la conciencia colectiva existe el conocimiento de los grandes cambios que tendremos que aceptar para hacer frente al cambio climático. Actualmente nuestra respuesta es completamente reaccionaria y la expresamos principalmente de dos maneras: el rechazo frontal, o la aplicación de algún tipo de barniz verde que nos permita continuar en la misma dirección”.

l-greenvarnish-image-nomad
Green Varnish. Foto: Nomad

Durante el tiempo que duró la exposición, Luisa visitó el lugar casi todos los días, muchas veces en compañía, otras en solitario, reflexionaba mucho mirando el hermoso cuadro verde. Solía pedir una naranjada, su cítrico favorito, para disfrutar del paisaje antes de que llegara el día 27 de septiembre, en el que finalizaría la exposición. Con su Tablet empezó a interesarse por lo que ocurría en el Mundo, un cambio (a positivo) se estaba fraguando en su interior, como había pasado con el hormigón que le rodeaba, para retar a lo establecido (como el sedum que sobrevive en las condiciones más adversas). En cierta ocasión, leyó una pequeña entrevista que había hecho una revista especializada en el lujo (The Luxonomist) a los diseñadores:

The Luxonomist.- ¿Cuál ha sido el coste económico de la intervención y cuánto tiempo estará expuesta?

Nomad Studio: Green Varnish ha sido generosamente financiado por la Comisión Regional de las Artes de  Saint Louis, (RAC).

El periodo durante el cual la instalación está expuesta entre mayo 2015 – septiembre 2015.

T.L.– ¿Qué tipo de vegetales y cuántos se han introducido? ¿Su colocación en la manta ha seguido un diseño ordenado o arbitrario?

N.S.- La manta vegetada de Green Varnish está compuesta por alrededor de 7.000 plantas de 16 variedades del género ‘Sedum spp.’ diseminadas de una forma arbitraria.

(Vegetated blanket en inglés, es un término “técnico”)

e-greenvarnish-image-david-johnson

T.L.-¿Cuándo se termine su tiempo de exposición han pensado los creadores instalarla en otro lugar? ¿Les han solicitado trabajos similares a raíz de la exposición?

N.S.- Es una instalación site specific, creada especialmente para ese espacio. Hemos recibido solicitudes para instalarla en otros lugares una vez termine la exhibición, como en el Boulevard de Market Street en Saint Louis, pero también hemos recibido ofertas de coleccionistas privados. La verdad es que la respuesta ha sido muy buena; el público adora la instalación.

El Museo de Arte Contemporáneo de Saint Louis nos ha encargado una segunda instalación para la primavera de 2016. Nomad studio está preparando ya el segundo acto de este proyecto que se instalará en mayo y concluirá en septiembre de 2016. El estudio lo ha concebido como una obra en dos actos y esta nueva instalación dialogará con la primera y dará continuidad a un mensaje iniciado. 

T.L.– Nuestros lectores suelen ser muy curiosos y cualquier información sería de agradecer.

N.S.- Nos gustaría destacar que el espacio en el que se ha realizado la instalación es fantástico, dos de los lados pertenecen al Museo, un edificio de Allied Architects. El tercer lado pertenece a la Fundación Pulitzer, un edificio de Tado Ando y el último lado está en comunicación con el otro patio. En este segundo patio está ‘Joe’, de Richard Serra. Al principio estábamos intimidados, pero decidimos jugar con el espacio y provocarle con las líneas de la instalación. De hecho, una de las cosas de las que estamos más satisfechos han sido las comparaciones que hemos recibido, en positivo, con el trabajo del propio Serra.

n-greenvarnish-image-jarredgastreich
Green Varnish. Foto: Nomad

“Es para estar satisfechos”, susurró, “si sólo supierais lo que habéis cambiado mi vida”. Luisa estuvo el 22 de septiembre en la despedida formal de Green Varnish, y allí, cogió a sus amigos de la mano (también hubo algunos desconocidos que se unieron al evento) y prometió que cambiaría el Mundo, al menos, en su parcela más cercana. Había entendido que sólo analizando las causas se podían evitar las consecuencias.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s