La historia del mítico Castellana 81

Un ícono arquitectónico de Madrid se transforma en nuevo centro de negocios en la popular Castellana.

001-bbva-p-castellana-81-madrid-secretos-de-madrid

Tropezaron, casi sin quererlo, en la misma puerta del edificio, se miraron ampliamente, convencidas de que eran más de lo que esperaban, no en vano, a pesar de conocerse a la perfección, era la primera vez que cruzaban sus miradas. El escenario era el mejor posible para este encuentro: el que será en breve la nueva sede para su nueva empresa, un edificio remodelado en el interior, prolongando así un mito arquitectónico de Madrid, el edificio de la Castellana 81.

Hundieron sus sentimientos al unísono, ya habrá tiempo de hablar de su futura sede, ahora tocan negocios. Decidieron ir al Starbucks de la calle de Orense, allí, después de pedir un Gingerbread y un Toffee Nut, tomaron asiento mientras abrían sus portátiles, estaban deseando verter sus ideas en los conocimientos de la otra. Pasaron horas charlando, comentando, visionando su futuro negocio, una tenía bocetos del producto, la otra de la campaña, ideas de los primeros clientes, de cómo conseguir buenos precios de los proveedores, de cómo captar empresarios afines en otras partes del mundo. Casi agotadas, al final, también hablaron un poco de ellas.

002-gmp-arranca-la-rehabilitacion-de-castellana-81-en-alquiler-por-primera-vez-en-su-historia-el-confidencial

Establecieron unas reglas muy sencillas, cada confidencia equivaldría a otra de igual calibre. Tardaron muy poco en llegar al edificio de la Castellana, habían nacido las dos en Madrid, y ambas conservaban recuerdos imborrables de ese inmueble, construido por el BBVA (Banco Bilbao Vizcaya Argentaria) entre 1978 y 1981, otra curiosidad es que sus padres habían trabajado en el mismo edificio, durante breve tiempo sus familias habían coincidido. Este curioso acontecimiento no hizo más aumentar el afecto que ya crecía entre ellas.

Localizaron en sus memorias todas las anécdotas posibles, una averiguó muy pronto que el edificio se alzaba a 107 metros, de pequeña se había perdido y su padre la había buscado por el interior de sus 28 plantas de oficinas, totalmente diáfanas. Desesperado recorrió los 1.325 metros cuadrados de cada piso, escrutando sin parar para ver donde se escondía su pequeña, menos mal que el edificio no posee pilares. Al final, la encontró cerca del núcleo central de ascensores, en la planta catorce, jugando inocentemente.

003-castellana81_frontal-el-idealista

Ubicaron pronto al creador del edificio, el arquitecto Francisco Javier Sáenz de Oiza, un hombre que innovó en la arquitectura, pionero y visionario, recubrió la fachada del inmueble con acero Corten, un metal que se oxida y protege su interior del mismo mal, además, cambia de color con el tiempo. También diseñó los brise soleil que rodean al edificio en cada planta, protegiendo el interior del calor provocado por la incidencia directa del astro rey, y que, además, hacen que el edificio parezca flotar, pese a su enorme tamaño.

Xerografiaron en su imaginación los rostros de los empleados del banco cuando en 2.007 tuvieron que abandonar el impactante edificio, abandonar una obra de arte no pasa todos los días. La nueva propietaria, GMP, buscó entonces un equipo que fuera capaz de remodelar y vincular el edificio al nuevo siglo, entendiendo esta responsabilidad y aceptando el reto, el estudio de arquitectura Ruiz Barbarin Arquimania puso manos a la obra.

004-109lobbybasecam06still01_1

Obtuvieron información rápidamente: el inmueble tiene 411 plazas de garaje, 1 plaza por cada 90 m² con la novedad de incluir plazas para vehículos electrónicos y de carpooling y 58 plazas para bicicletas. Contará con un nuevo auditorio con más de 200 asientos, centros de reuniones, cafetería, vestuarios, los servicios de un Facility Manager, mensajería interna y, entre otras cosas, la posibilidad de entrega y recogida de mercancías en un lugar destinado específicamente, del que se podrán beneficiar los arrendatarios.

Navegaron compulsivamente por la página web de “Castellana 81”, descubriendo la gran eficacia de su sistema de climatización, aportando calor mediante una instalación centralizada de cuatro calderas, teniendo fancoils de suelo perimetrales en fachada. El edificio posee también doble suministro eléctrico mediante la doble acometida en media tensión, además de una acometida de socorro mediante un grupo electrógeno. Por supuesto su alumbrado es de alto rendimiento mediante luminarias Led.

005-logo_castellana_81

Observaron boquiabiertas cómo la transformación del edificio, según el proyecto de reforma y remodelación, les ha brindado ya su primera alegría: la pre-certificación LEED ORO que les ha otorgado el USGBC (US Green Building Council), concedida por la implantación de medidas destinadas a la protección del medio ambiente y a conseguir la mayor sostenibilidad posible, de hecho, es el primer edificio de oficinas en Madrid en conseguir este nivel de certificación.

Miraron con asombro el listado de eficiencias que prevé la remodelación: reducción del 42% del consumo de agua; consumo del 13,5% menos de energía de un edificio de similares características, con el añadido de consumir el 50% menos en iluminación; utilizarán 55 metros cuadrados como cuarto perpetuo de gestión de residuos, además de utilizar un alto porcentaje de materiales reciclados y de la zona en la rehabilitación; tendrán una excelente calidad de aire y la posibilidad de controlar directamente el sistema de climatización; por último, las increíbles vistas del edificio ofrecen una gran calidad lumínica a la que tendrá acceso el 95% de los ocupantes.

006-castellana-81-2

Insistieron tanto en pagar la cuenta que al final decidieron pedir otra ronda. Hablaron de los cerca de 30 millones de euros que la inmobiliaria va a invertir en el complejo, de los 32.000 metros cuadrados de superficie de actuación del proyecto de reforma, de los 14 ascensores que trasladan a los usuarios a cualquier rincón, de sus sueños en común, pero, sobre todo, hablaron de lo deseosas que están de que OHL termine las obras en 2.016.

Suspiraron de nuevo al volver a la fachada del edificio. Allí, recordaron que ya el BBVA, cuando compró el solar, sabía perfectamente que el edificio tendría que solventar un gran problema. Justo en su parte inferior se encuentra un túnel subterráneo. Esto obligó al proyectista a dividir la zona de asiento del edificio en dos grandes cimentaciones laterales, trasladando las cargas del centro de la edificación (núcleo de ascensores, escaleras y servicios) a esas zapatas.

007-castellana-81-5

Trabaron sus manos al despedirse, llevaban años disfrutando de sus trabajos en latitudes diferentes del mundo, se conocían a través de medios digitales y de referencias sectoriales de sus distintas ramas profesionales: la economía y el periodismo. Las unía su gran amor por su trabajo, por el sector del lujo (donde se antepone la calidad) y su deseo de prosperar. En breve, las uniría algo más, un despacho en una de las zonas de negocios más importantes de España, en uno de los edificios más singulares del país.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s