Los puentes levadizos más increíbles del Mundo

Disfruta del ingenio y la imaginación humana con los dispositivos levadizos más espectaculares del viejo continente.

001-20120823c-thousand-islands-016

Hola, en el afán de encontrar una isla donde construir una futura (e inigualable) edificación llamé a mi mejor amigo de Norteamérica (¿Qué tal Ray?), y entre los dos recorrimos el territorio entre Canadá y Estados Unidos, donde se ubica la zona conocida como las Mil Islas (para ser exactos son 1.864). Allí descubrimos dos islas unidas por el puente internacional más pequeño del Mundo, se trata de dos pequeñas superficies que, en teoría, separan (nada más y nada menos que) Canadá y Estados Unidos.

Y digo en teoría porque yo, Rodolfo, ilustre legado de una estirpe de aventureros, políglotas y famosos filántropos, les hablé de un puente internacional aún más pequeño: el que une España a Portugal en el término municipal de la Codosera, tiene tres metros veinte centímetros de longitud y cruza el río Abrilongo. Ruborizada, una de las acompañantes canadienses nos confesó que este puente (el isleño) ni siquiera divide los dos países, aunque es un buen reclamo turístico (todo hay que decirlo).

002-pont_jacques-chaban-delmas_leve_02

Ray tiene un gran sentido del espectáculo y me propuso un concurso que no pude rechazar (soy débil). Me situé al otro lado del puente y, voz en grito, le espeté: No serás capaz de conseguir vencerme, ¡villano!, él, se hizo el indignado y continuó elevando el tono, “¿Otra vez  tú? ¿No sentiste ya la derrota a mis manos? ¡Muy bien! ¡Si deseas una nueva batalla no seré yo quién te desaire!, aquí hizo una pausa para darle mayor dramatismo, después de unos segundos, continuó:

Te reto sobre este fabuloso puente, capaz de unir dos grandes naciones (decidimos no quitarles la ilusión a los turistas), a una lucha dialéctica sin tregua, a ver quién describe el puente levadizo Europeo más increíble. Grandilocuente, dio una vuelta sobre sí mismo, abriendo espectacularmente los brazos, y, frente a los asombrados espectadores susurró: “¡no aceptará, seguro, es un gallina!. “¡Acepto, villano! (le contradije), estoy más que preparado para iniciar la batalla, diciendo estas palabras di un paso al frente. Y para comenzar te hablaré del Pont Jacques Chaban Delmas, en Francia.

003-1-pont-chaban-delmas

Inaugurado el 16 de marzo de 2.013, este puente se eleva verticalmente sobre el río Garona, conectando los barrios de Bacalan y Bastide en Burdeos. El proyecto realizado por el estudio Architecture et Ouvrages d´art, cuya construcción costó 156 millones de euros, salva una distancia de 433 metros de longitud y se compone de varios viales, divididos por tipología: de transporte, vehículos convencionales, bicicletas y peatones. Para darle esbeltez y seguridad, han distribuido los viales de tal forma que los ciclistas y peatones se trasladan por la parte exterior del puente.

El ancho de los viales varía desde los 32 a los 45 metros, y se interrumpen mediante cuatro pilones que sirven para elevar la parte central de 117 metros de luz ¡hasta los 77 metros sobre el río! La elegante y espectacular silueta del puente, se suma a su efectividad, dado que tarda sólo 11 minutos en elevar las 3.500 toneladas que pesa su parte central. La compañía constructora fue Vinci Construction, una gran empresa, sin duda. ¿Te parece un buen puente? Con estas contundentes palabras le cedí el testigo.

004-corinth-canal-submersible-bridge-16

Tardó unos segundos en reponerse del golpe, había tomado la iniciativa y nombrado el que, a buen seguro, iba a ser su primera apuesta. Pues si tú me hablas de puentes que suben, yo te hablaré de puentes que bajan, en concreto, de dos puentes que cruzan el canal de Corinto en Grecia (construido entre 1.881 y 1.893), un canal que, como sabrás, tiene 6,3 kilómetros de largo y hasta veintitrés metros ancho y por el que pasan, anualmente, unas 11.000 navegaciones (la mayoría turísticas).

 005-unnamed-15

Se trata de dos fantásticos puentes que se hunden hasta los ocho metros de profundidad, evitando así que los barcos tengan limitaciones de altura, lo cual es una ventaja muy conveniente para las embarcaciones de vela. Dos grandes vigas sostienen el vano central en el que existen tres carriles, uno de los cuales es peatonal, la superficie de tránsito es de madera, permitiendo que el agua se filtre por las juntas entre los tablones. Por favor, Rodolfo, no te quedes en medio cuando se sumerja.

 006-portugalete1

Seamos serios Ray, nada como un buen paseo para cruzar un río, pregúntale a los vizcaínos que disfrutan del Puente Colgante de Portugalete desde el 28 de julio de 1.893 (si, el mismo año en que se terminó de construir tu famoso canal de Corinto). Éste es el primer puente transbordador del Mundo construido con estructura metálica y cables atirantados, sus padres, el arquitecto Don Alberto Palacio Elissague y el ingeniero francés Don Ferdinand Joseph Arnodin debieron sentirse muy orgullosos a su terminación ¿No crees?

La estructura se sustenta en cuatro torres de hierro de 61 metros de altura unidas por un travesaño de 160 metros de longitud, suspendido sobre el río Ibaizabal a 45 metros. Ocho cables de acero se anclan en los extremos a la cimentación, situada a 110 metros de distancia en ambos lados del puente (fantástico). El transporte de un lado a otro del río se hace mediante una barquilla que tarda casi dos minutos en su trayecto, ésta, dispone de espacio para seis vehículos y 200 pasajeros, aparte de motos y bicicletas. No puedes apreciar un buen puente si no has visto éste, date un paseo por España y lo descubrirás.

 007-trainera_transbordador_vizcaya-1

Lo estaba pasando mal mi amigo, y yo no sabía si darle un poco de tregua cuando me atacó con algo inesperado. “¿Has montado alguna vez en un puente de rotación circular? ¿No? Pues yo sí, amigo mío, se trata del Scale Lane Bridge diseñado por McDowell + Benedetti para cruzar el río Hull, en la ciudad del mismo nombre del Reino Unido. Es el primer puente que te permite caminar sobre él mientras abre o cierra el tráfico fluvial. Su estructura de acero negro tiene un imponente aspecto no falto de estética.

008-scale-lane-bridge-by-mcdowell-benedetti-architects-00

Pero lo mejor es que el mismo puente te permite seguir dos rutas: una con suave pendiente y otra (más corta) escalonada. Tiene un mirador en su centro, un restaurante con lucernario en su parte inferior y, por supuesto, ya se ha convertido en toda una atracción turística. Verlo por la noche es toda una experiencia, pregúntale al famoso artista Nayan Kulkarni, que se encargó del diseño de las campanas rítmicas y la luz intermitente que te avisan de que el puente se mueve…

009-scale-lane-bridge-by-mcdowell-benedetti-architects-01

Yo le hablé entonces del puente de Slauerhoffbrug, en los Países Bajos, inaugurado en el año 2.000. Su particularidad más importante es que no sube, baja, gira o se traslada por raíles, le dije que, de todos los puentes expuestos es el único hasta ahora que es levadizo. Su superficie de 15 por 15 metros conecta ambos lados del río Vaart Harlinger. Cuando tiene que elevarse gira sobre un eje que se apoya en unos pilares de hormigón, su ingenio no sólo es su particular figura, sino también el hecho de que, al bascular gracias al peso del extremo contrario a la plataforma, necesita menos energía.

010-slauerhoffbrug

Él me habló entonces del puente Hörn, situado en la ciudad de Kiel, en Alemania. Este puente, me dijo, no sube, baja, gira, se traslada por raíles o (simplemente) se eleva, no, este puente se pliega sobre sí mismo, ocupando el mínimo espacio. El puente fue diseñado por el estudio Gerkan, Marg and Partners, (sí, el mismo que ha diseñado la reforma del Estadio Bernabéu, en Madrid) y se pliega en tres segmentos, como la letra N, se construyó en el año 1.997 y costó 16 millones de marcos alemanes (al cambio 8,18 millones de euros). Cruza unos 25 metros de distancia a unos cinco metros de altura.

011-56b60a91027e5dbcc1257e750035af4c_0_1_img0012_max

Exhaustos por el intercambio de cruces, nos dimos la mano en el centro del puente no-internacional más pequeño de Canadá. La gente alrededor sacaba fotos, se hacía selfies y nos pedía autógrafos, pero nosotros no dejábamos de pensar en cómo convencer al dueño de las dos islas para que hiciera un puente, que subiera, bajara, girara, se trasladara sobre raíles, se elevara basculando o se plegara, en realidad, eso era lo de menos. Adiós.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s