El futuro Casoplón de Jennifer Lawrence

La actriz ha visitado un inmueble del siglo XIX, una antigua fábrica de encuadernación reconvertida en apartamentos de lujo.

001 443 Greenwich street 89858552

A Tom no le gustaba demasiado la decisión de un juez de obligarle, a él y a su socio, a seguir juntos, pero era tan frío y calculador que tampoco parecía afectarle. No sabía realmente cómo se había enterado John de lo de Uma Thurman, pero como retroceder no era una opción (al menos por ahora), se conformaba con no perder el pedacito del pastel de la empresa que habían creado y gestionado ambos.

011 _MG_9501.0

A John, sin embargo, le dolía muchísimo la traición de su compañero y (hasta ahora) amigo, tanto que lo había denunciado con un carísimo abogado, lástima que no hubiera funcionado. Lo peor era ver al Topo (apodo de Tom) paseándose por la oficina como si nada. Mirando hacia la pared, detrás de la cual estaba el despacho de su socio, abrió el segundo cajón de su escritorio y, a tientas, sacó un dosier, en él, un artículo que revolucionaría la edición de ese día, seguro.

002 joy-2

Jennifer Lawrence, la mejor It-girl del momento (con permiso de Anine Bing), se había interesado hacía ya un año en la emblemática rehabilitación que estaban realizando en el barrio de moda: TriBeCa, nada más y nada menos que en el 443 de Greenwich Street, Manhattan. La famosísima guerrera de Los Juegos del Hambre, había tanteado un ático en el mismo barrio, en el 140 de Franklin Street, pero, por lo que parecía, no era de su aprobación.

003 design-common-2_compressed

El industrial barrio de TriBeCa se había transformado con el tiempo, desde que en las décadas de los setenta y ochenta empezaran a trasladarse a él famosos y otras celebrities, en un barrio residencial de lujo. El 443 de Greenwich Street fue diseñado y construido en 1.884 por Charles C. Haight para albergar un taller de encuadernación de libros, se trata de un edificio de siete plantas de altura que colinda también con las calles Desbrosses y Vestry.

 007 design-living-2_compressed

El artículo, escrito por una promesa de la revista llamada Alicia Kyes (como el canal de televisión KYES de Anchorage, en Alaska), describía con exhaustividad como el inmueble estaba compuesto por paredes de ladrillo cerámico rojo, con más de 600 ventanas en su perímetro y un patio interior de 280 metros cuadrados. Debajo de éste existe una entrada privada para los inquilinos del edificio y un garaje para 15 vehículos con una espectacular bóveda de cañón y acceso desde el norte y el sur.

El patio, diseñado por HM White, sorprende desde el vestíbulo a los amables visitantes y a los felices propietarios con generosos árboles Sassafras (especie del este de Norteamérica y del este de Asia de hasta 18 metros de longitud) que marcarán las estaciones con su floración. Según los diseñadores el coste ascendió a 2,80 millones de dólares (2,52 de euros). En el sótano, una piscina cubierta de 22 metros de largo, un baño turco, gimnasio, bodega (por supuesto con temperatura controlada), trasteros y sala de juegos (para infantes).

004 Cropped-courtyard-garden-view-2-1024x701

Anti (apodo de John) leyó con expectación que el edificio había sido diseñado en su interior por el estudio de arquitectura Cetra Ruddy, el del One Madison, adaptándolo para 53 exclusivas residencias. El diseño se inspira (naturalmente) en el pasado industrial del inmueble, aprovechando sus enormes proporciones para introducir detalles artesanales y materiales modernos, haciendo más acogedor su interior. Las residencias se distribuyen en el interior de forma casi caprichosa, disfrutando todas al máximo de la luz natural.

005 design-common-1_compressed

El éxito de la promoción ha sido pavoroso, tanto que recién terminada la rehabilitación sólo quedan 14 unidades residenciales libres. La que ha llamado la atención de la protagonista de Joy: El Nombre del éxito (última película de la actriz), es la unidad 3A, de 394 metros cuadrados, cuatro habitaciones, cuatro baños, ascensor privado y 14 ventanas, por un total de 14,4 millones de dólares (12,96 de euros), a este gasto hay que añadir la cantidad de 5.278 dólares de gastos de mantenimiento mensuales y 4.575 en impuestos (4.750 y 4.117 euros respectivamente).

006 design-living-1_compressed

Pero la joya de la corona aún sigue libre, el dúplex de la última planta cuesta 52 millones de dólares (47 de euros) y lucha por ser el más caro de Nueva York. Ocupa un espacio de 796 metros cuadrados y 334 metros cuadrados de terraza, tiene 5 habitaciones, 6 baños, 33 ventanas, librería, sala multimedia y sala de juegos, además de, obviamente, ascensor privado. Se rumorea que una estrella internacional del deporte estuvo a punto de comprarlo, “su identidad, probablemente, jamás la sepamos añadía la audaz periodista.

008 design-kitchen-2_compressed

Y es que, si de algo presumen en el 443 de Greenwich Street, es de un férreo control sobre las acciones exteriores, o, dicho de otra forma, contra la entrada de Paparazzi, lo cual agrada a las numerosas celebrities que colman Nueva York. Acabados de mármol y pizarra, vidrio grabado al ácido, suelos de roble, elementos en bronce antiguo y acero inoxidable esperan a los propietarios, junto a detalles como neveras para 70 botellas de vino, dos lavavajillas o bañeras independientes.

Una empresa que ha contribuido al éxito comercial es Pentagram, Natasha Jen y su equipo han realizado un espectacular monograma inspirado en el pasado industrial del inmueble y su característica planta. Han creado un marketing que ha tenido en cuenta aspectos tan dispares como los materiales utilizados en la rehabilitación y la tipografía de la época (el logo utiliza la fuente Sans Serif, versión contemporánea de la fuente Johnston, tipografía desarrollada casi a la par que la construcción del edificio).

012 phpThumb_generated_thumbnail

También había detalles de la reforma del inmueble: los pilares y vigas de madera originales fueron tratados y rehabilitados apoyándose en refuerzos metálicos (uniones mecánicas, vigas IPE y HEB para la transmisión de esfuerzos). Los forjados se construyeron de chapa nervada galvanizada (sistema constructivo en el que se pliega una chapa de acero dándole mayor rigidez) con hormigón armado como losa. Desde luego, la periodista estaba en todas.

009 design-master-bathroom-1_compressed

El área del edificio abarca casi los 20.000 metros cuadrados y los promotores esperan conseguir la Certificación LEED. Para terminar, el artículo habla de dos elementos singulares: dos escaleras de cristal de 32 metros de altura que llegan hasta el patio y la increíble claraboya elíptica transitable de vidrio laminado y soportada por tensores de acero, todo un alarde de ingeniería típico de la empresa que lo llevó a cabo, Thornton Tomasetti.

010 _MG_9469.0

Anti se llevó las manos a la cabeza, se había prometido que mientras estuviera lastrado por la presencia del Topo intentaría no darle más fama a la revista. Pero sabía que no podría esconder demasiado tiempo un artículo tan bueno, no era justo para sus lectores ni para su prometedora reportera. En fin, que le vamos a hacer, dejaremos la venganza para otro momento, pensó mientras salía con el dosier en la mano.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s