Noticias

Los arquitectos opinan: Los proyectos inmobiliarios de viviendas de lujo deberán primar en el futuro espacios adaptados al teletrabajo e integrados en la naturaleza

Los arquitectos opinan: Los proyectos inmobiliarios de viviendas de lujo deberán primar en el futuro espacios adaptados al teletrabajo e integrados en la naturaleza

Los prestigiosos estudios de Corona-Amaral y Coderch Urbanismo, y los arquitectos Virgilio Gutiérrez y Eustaquio Martínez, creadores de la mayor parte de los proyectos de Abama Resort, subrayan la importancia de establecer, a partir de ahora, espacios ambivalentes de disfrute y trabajo

Los hogares se han convertido en el epicentro de la rutina diaria. De un día para otro convertimos nuestra casa en nuestro lugar de trabajo, ocio y descanso, lo que ha provocado que modifiquemos el concepto tradicional de vivienda de lujo y que ahora en los ‘must have’ primen una serie de características que antes no eran tan necesarias, como espacios para el teletrabajo que combinen zonas ajardinadas y terrazas.

“Hablamos de una transformación del estilo de vida que conocíamos hasta ahora”, aseguran desde Corona-Amaral. El trabajo en remoto ha venido para quedarse, y “es una nueva función que se tiene que contemplar a partir de este momento, facilitando que se ubique en los proyectos en desarrollo espacios y mobiliario adaptados a ello”, subrayan.

Los arquitectos de este estudio, conocido por desarrollar algunos de los proyectos más innovadores de la isla Tenerife, puntualizan que “parece claro que se abre un nuevo mercado de venta de viviendas a raíz de la deslocalización del trabajo, lo que permite elegir la ubicación de las viviendas con mayor libertad y valorando otros aspectos que no son la proximidad al lugar físico de trabajo”.

En Abama Luxury Residences, de forma premonitoria, parte del trabajo ya está hecho. “En el proyecto de Los Jardines de Abama, por ejemplo, todas las habitaciones tienen su propia zona de escritorio con vistas al exterior, haciendo de los ratos de trabajo una experiencia más agradable”, aseguran sus artífices, del estudio Coderch Urbanismo y Arquitectura. “Nuestra impresión es que a causa de la COVID-19 la mayoría de los clientes incidirán más en las áreas de teletrabajo de los espacios privativos (apartamentos, viviendas, etc…) que en habilitar espacios colectivos y oficinas al efecto”, puntualizan. “Y buscarán especialmente entornos de baja densidad demográfica, como Abama, aspecto especialmente atractivo dadas las actuales circunstancias”, añaden.

Tras la crisis sanitaria de la COVID-19 una fuerte corriente de trabajadores y empresarios han puesto su punto de mira en el Archipiélago canario. Y no es casual. De hecho, un estudio reciente sobre la probabilidad de teletrabajar a distancia sitúa a Canarias como una de las comunidades que lidera el ranking nacional. El estudio, realizado por los economistas Juan Gabriel Rodríguez y Raquel Sebastián (ambos de la Universidad Complutense) y Juan César Palomino (Universidad de Oxford), construye un índice sobre la posibilidad de trabajar desde casa en función de diferentes parámetros: la región en que se habita, la edad, el sexo, el tipo de contrato o la formación. Madrid con un índice de teletrabajo del 0.43 es la única región que está por encima de la media europea (0.38), encontrándose después, aunque a bastante distancia, Cataluña (0.36), Islas Canarias (0.33) y País Vasco (0.33), con la misma puntuación.

“De una manera natural el teletrabajo se integrará también en España, como una necesidad más, en las soluciones de la arquitectura y del diseño interior a partir de ahora”, puntualizan Virgilio Gutiérrez Herreros y Eustaquio Martínez García. Y no solo en primera residencia: “el poder compaginar el trabajo en una segunda residencia con el ocio en un entorno privilegiado es una ventaja extraordinaria”, apuntan. “En Bellevue o Villas del Tenis es un tema que hemos optimizado”, señalan.

Por su parte, Corona-Amaral pone el ejemplo del proyecto en el que ahora trabajan: “Un lugar como Abama Resort ofrece las condiciones ideales para teletrabajar ya que aporta el valor añadido de la tranquilidad, vistas privilegiadas y la existencia de servicios y dotaciones deportivas de alto nivel. En este resort, por ejemplo, hemos ideado promociones como las Atalayas de Abama, donde se puede teletrabajar en muchos espacios de las villas, tanto en una zona específica de los salones, como en cualquiera de sus dormitorios dado que sus dimensiones y condiciones de iluminación, aislamiento y relación visual con un entorno ajardinado y unas vistas extraordinarias lo permiten”, apuntan.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: