¿Por qué deberías vivir en una casa con forma de A?

Desde Estonia e Italia nos ofrecen la posibilidad de vivir dentro de una casa con forma de A, práctica, eficiente y duradera.

001 Avrame

Vivir entre cuatro paredes nunca fue tan glamuroso, económico y efectista como lo está siendo en los tiempos que corren. Desde hace poco, puedes consumir un producto que está en el mercado de la mano de dos empresas europeas, una estonia y otra italiana, con diferentes características pero una sola misión: construir una residencia fácilmente, con increíble rapidez y la mejor sostenibilidad. ¿Es posible? Juzga tú mismo.

La empresa Avrame está fundada por Indrek Kuldkepp, quien construyó su propia A-frame(casa con forma de A), la hizo así porque se le antojó un diseño cómodo, eficiente y asequible, construible de forma rápida y extremadamente sencilla. Al acabar, entendió que se había gastado la mitad de lo que cuesta construir otros tipos de residencias, así que creó una empresa en la que, simplemente, te venden un kit (como en Ikea) con una casa de autoconstrucción.

Se puede escoger entre distintos tipos de vivienda

La idea es que construyas tú mismo la casa. Bueno, tú y alguien más, dado que según promocionan en su web, la mayoría de los diseños (ofrecen hasta 11 modelos) los puedes ejecutar con ayuda de otra persona. Por ejemplo, el modelo Duo 100, tiene un tamaño de 57 metros cuadrados en planta, con cerca de cuarenta útiles, distribuidos en un dormitorio, un baño y un salón principal y un altillo en el que podrás introducir eventualmente a algún invitado.

Para las familias más numerosas tienen el modelo Trio 120, con dos plantas de altura, 114 metros cuadrados en planta y 121 útiles, distribuidos en tres dormitorios, dos baños, sala de estar y cocina recibidor, toda una ganga por tan sólo 28.700 euros. Por si te lo preguntas, la Duo 100 está a la venta por 14.290 euros (más impuestos), es decir, por unos 43.000 euros, si tienes un terreno de 200 metros cuadrados, puedes montar una vivienda espectacular con oficina aparte (ideas made in Luxonomist ;).

Su interior es amplio, luminoso y eficiente energéticamente

Bromas aparte, estas viviendas permiten su ubicación con facilidad en cualquier lugar, sólo tienes que preparar el terreno, nivelando su superficie, realizando la cimentación y manos a la obra, abre tu kit, en el que vienen todas las herramientas que necesitas: los elementos estructurales de madera, el pavimento, el revestimiento transpirable, las ventanas de PVC con tres capas de cristales, puertas interiores y exteriores, el conjunto de elementos de sujeción (clavos, tornillos, silicona, espuma, etc) y, por supuesto, todos los planos necesarios para su construcción.

Se entregan con todos los materiales necesarios para su construcción

La empresa, obviamente, no se encarga de realizar los cimientos, para los cuales será necesario contratar a una empresa de la zona, tampoco realiza los acabados interiores, y, aunque te puedes animar a ejecutar la casa con tus manos, tampoco estaría de más contar con algún carpintero. El plazo estimado desde la elección del kit hasta la mudanza final puede ser entre cuatro y ocho meses. Avrame promete que sus casas son eficientes y mantienen el calor gracias a sus paneles estructurales aislantes. Además, puedes personalizar tu modelo con un sobrecoste.

Este modelo es perfecto como instalación auxiliar

Otra empresa, la creada por el arquitecto italiano Renato Vidal, ha apostado con fuerza por el modelo A-frame, su nombre es MADI, y se trata de una vivienda modular que se despliega. Su estructura está diseñada para soportar terremotos y, aunque la idea principal es la de uso residencial, se puede utilizar como instalaciones auxiliares para deportes, ferias o instalaciones de primeros auxilios. Con todo, su principal atractivo es que el edificio se puede desplegar en tan sólo seis horas, con lo que podrás utilizar la residencia en muy poco tiempo.

Esta construcción modular no necesita cimentación, dado que se coloca directamente sobre el terreno nivelado, el anclaje se realiza con un sistema único de cimentación tipo tornillo, fácil de eliminar para dejar el terreno como si nunca hubieras instalado la casa. La eficacia energética también está asegurada, debido a que su versión estándar tiene un nivel de eficiencia B, convertible fácilmente en clase energética A y A++, y, si le añades paneles fotovoltaicos, hasta puedes desconectarte de la red principal.

Los módulos se dividen en dos plantas y poseen todos los elementos para vivir

Los modelos disponibles son cinco: el pequeño de 27 metros cuadrados, el doble de 46, el doble de 56, el triple de 70 y el triple de 84. Cada uno pensado para distintos usos, que pueden adaptarse a tus necesidades. En precios van desde los 34.800 euros el más pequeño a los 86.300 el más grande. Precios a los que habrá que añadir el costo de instalación, que ronda los 10.500 el pequeño y los 26.150 euros el grande. Hagamos números: precio final entre los 45.300 y los 112.450 euros de la vivienda instalada, no está nada mal.

Obviamente, no costará lo mismo ubicar MADI en La Coruña que en Canarias, por mentar dos comunidades en los extremos del país, así que hay que preguntar precios exactos antes de embarcarse en la aventura. Los módulos se dividen en dos plantas e incluyen aire acondicionado, cocina con fregadero y tapicería (sin electrodomésticos), cuarto de baño completo, tuberías hasta el punto de conexión de entrada y salida de agua, cableado eléctrico, lámparas, interruptores, ventanas de PVC y las puertas interiores y exteriores. En suma, todo lo necesario para poder vivir.

Las casas en forma de A son una solución práctica y económica

¿Cuál escoger? Aunque las dos tipologías son muy parecidas, debemos escoger con criterios lógicos. Si Avrame nos ofrece la posibilidad de unos costes bajísimos, no nos permite la eficacia de MADI, cuyos módulos son más completos y son instalados por ellos mismos. Si tenemos un buen equipo de profesionales en la zona, o no tenemos prisa y tomamos la construcción de nuestra vivienda como un hobby, apostaremos por la instalación de Avrame. Si queremos eficacia a buen precio, no contamos con profesionales o, simplemente, no tenemos tiempo, llamaremos a MADI.

Las casas con forma de A son conocidas en todo el mundo, de hecho, su peculiar estilo está basado en la más fácil y económica solución: dos paneles apoyados en su punto más alto cubriendo una zona interior, en la que se puede hacer vida, una vez cierres las partes opuestas. Después del auge que tuvo este tipo de construcciones al finalizar la segunda guerra mundial, cayó en el olvido en la década de los 70. Ahora, han vuelto a ponerse de moda, prueba de ello son estas dos compañías que se atreven a producirlas para su venta mundial, aprovechando los avances tecnológicos y las necesidades del mercado. No es muy difícil imaginarse una pequeña urbanización con este estilo de viviendas… eso sí, le añadiría una piscina.

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.